Al putón de la nieta le encanta exprimir a su abuelo

Esta morenita juguetona se ha quedado sola en casa con sus abuelos. Están de forma cómoda viendo la tele mas cuando uno de ellos se queda dormido, el putón de la nieta va en pos de la pija de su otro abuelo. A ella le chifla probar los rabos maduros y su abuelo le da el suyo gustoso. La puta le hace de todo, una pajilla, una chupada y claro, el cabrón que está muy cochino acaba por metérsela en su cornetera coño. El abuelo es un depravado y siempre y en todo momento le ha agradado su nietecita. Los dos son unos genuinos cerdos, se lo pasan a lo grande culiando rico de qué forma animales.