amante gordita espera a que un extraño se la coja

El marido cornudo de esta amante gorda le ha dicho que suba a la habitación del hostal donde están alojándose y que se ponga su ropa interior más sensual. Entonces se debe poner a a lo perro en cama y aguardar de este modo a que un extraño se la coja. Han escogido a un negro que había en el hostal que no tiene inconvenientes en atravesar a una mujer de qué manera esa si bien esté pasada de peso. La verdad es que se alegra de habérsela follado, por el hecho de que va a estar gorda, mas es una zorrona de cuidado y gime de la ostia cuando se la mete hasta el fondo de ese gordo chicho.