culiada en medio de la lavandería

Seguro que cuando fue a la lavandería a hacer la colada, esta adolescente no aguardaba que pasara lo que pasó. Y es que una vez allá, conoció a un muchacho y comenzó a conversar con él. La cosa subió de tono y el flirteo se hizo más que evidente. Y de qué forma encima no había absolutamente nadie más, decidieron dar un paso adelante y echar un buen polvo entre las lavadoras, que acabó con el panocha de la chica relleno de lefa tras la lefada.