culian duro delante de su abuelo dormido

Aunque su abuelo estaba echándose la celebración, a esta pareja de hermanos les entró un calentón en el sofá y no vacilaron en enrollarse. Comenzaron por besarse y cuando la chavala apreció el rabo de su amigo más duro que una piedra, tuvo claro lo que deseaba hacer. Mas de qué manera el morbo de culiar y de que les cogiesen era muy grande, decidieron hacerlo ahí mismo, de manera silenciosa para no despertar al viejillo.