Zorra peleona chupa polla y se enfada

Tener una sumisa que haga todo el día lo que le ordenas acaba siendo un tanto desganado, con lo que nada mejor de qué forma llevarse a casa una zorra peleona de qué forma esta. La tía chupa polla y se enoja después, mas no semeja que tarden mucho en solventar las cosas, por el hecho de que vuelve a comer y al final se abre de piernas a fin de que su chaval la acabe penetrando. Lo mejor de verla comer rabo es que no para de mirar a los ojos a su hombre y además de esto es capaz de meterse un buen pedazo de carne en la bocaza sin chistar, cosa que toda mujer debería hacer.